iStock_000021671122_SmallLa región escandinava lidera el ranking mundial en materia de eficiencia energética gracias al diseño y construcción de edificios energéticamente eficientes y redes de transporte de bajo consumo, entre otras características.   Posee además, los índices más elevados del planeta de pureza de agua y aire. Escandinavia ha fijado metas climáticas claras en el campo de la eficiencia energética, las que se traducen en acciones firmes, concretas y continuas.

Dinamarca – La gran crisis del petróleo de los ‘70 hizo que el ahorro de energía se convirtiera en una prioridad para el país. Dinamarca construyó numerosos sistemas de calefacción urbana (District Heating) en forma de redes de tuberías que transportaban el calor de las centrales eléctricas y reemplazaban el poco eficiente sistema de calefacción localizada de hogares y negocios. Aplicó impuestos, subsidios y estrictos códigos de construcción para que propietarios y constructores mejoraran los estándares de aislamiento y se fabricaran electrodomésticos más eficientes.

Resultado: el consumo total de energía final de Dinamarca en 2009 fue más bajo de lo que fue en 1973 mientras que la economía del país casi se ha duplicado desde entonces.

Suecia – Afectados también por la crisis y escasez del petróleo de los años ’70, los suecos se volcaron hacia otras alternativas naturales: madera, agua y uranio. A partir de entonces, Suecia ha ido transitando con éxito la vía del desarrollo sustentable implementando diversas políticas. Por ejemplo, la mayoría de las ciudades cuentan con sistemas de calefacción urbana.  Otro dato significativo: la biomasa representó el 47% del consumo de energía en 2011.  Esta fuente de energía es la más importante, seguida por la energía proveniente de residuos sólidos que constituye aproximadamente un 20% del consumo.

Noruega – El fuerte impulso que Noruega está dando al uso de vehículos eléctricos está acompañado de una serie de recortes de impuestos y otros beneficios, incluyendo estacionamiento gratuito, exención de peaje y el acceso a carriles especiales.  A finales del 2013, Noruega contaba con 15.000 vehículos eléctricos, 10 veces más que Dinamarca o Suecia.

Los coches eléctricos se alimentan además de una fuente de combustible prácticamente libre de carbono ya que casi toda la electricidad de Noruega proviene de la energía hidroeléctrica.  No se utiliza petróleo ni gas en sectores de calefacción o eléctricos.

¿Interesado en obtener más información sobre proyectos, soluciones concretas, tecnología y/o sistemas relativos al área de eficiencia energética en Escandinavia? Contáctenos y obtendrá una respuesta rápida y adecuada a sus necesidades.